Sacapuntas

Un sacapuntas es una herramienta esencial para afilar la punta de un lápiz mediante el afeitado gradual de su superficie exterior desgastada.

Este proceso elimina el material de la punta del lápiz, lo que permite que la punta se vuelva más afilada con el paso del tiempo.

Los sacapuntas pueden funcionar manualmente o con un motor eléctrico. Es muy común que los sacapuntas tengan un estuche cilíndrico, que se extrae para vaciar fácilmente los restos de polvo del sacapuntas en un cubo de basura.

Otros tipos de sacapuntas son los sacapuntas de tubo de plástico, que encajan en un clavo disponible, y los sacapuntas eléctricos.

Para hacer funcionar un sacapuntas eléctrico, hay que colocar la punta de la herramienta en el orificio previsto para la cabeza del lápiz

La cabeza debe introducirse en el agujero hasta que la punta del lápiz sobresalga por encima del botón de seguridad.

A continuación, con la llave suministrada, gire el mango hacia delante para que el sacapuntas sea empujado hacia fuera. A continuación, gire el mango hacia atrás para fijarlo en su sitio.

Es posible que tenga que repetir el procedimiento varias veces para alcanzar el punto de corte deseado en la punta.

Los sacapuntas manuales están diseñados para funcionar de la misma manera. Requieren que se sostenga la herramienta en la mano y se gire con un movimiento circular para moverla de manera similar a la de un cepillo para lápices.

Al igual que un cepillo para lápices, esta acción cierra la pequeña hendidura creada por el afilador.

Sin embargo, la hendidura es mucho más pequeña que la de un plano de lápiz, lo que significa que el proceso de afilado real es diferente.

A diferencia de otros sacapuntas, los sacapuntas del mercado no dañarán sus lápices de colores ni sus otros instrumentos de escritura de ninguna manera.

Por el contrario, están diseñados para garantizar que su equipo no sufra daños y que le proporcionen una mayor vida útil. En cambio, un sacapuntas tradicional puede dañar sus lápices o bolígrafos con el tiempo si se utiliza con demasiada frecuencia y si no se mantiene adecuadamente.

Esto se debe a que un sacapuntas está diseñado para trabajar de una manera que dificulta el agarre del papel por parte del equipo y, por lo tanto, el material que agarra se deteriora a un ritmo rápido.

Este deterioro puede tener efectos muy indeseables, como que el papel se desprenda de los dientes del afilador. Debes prestar mucha atención a los dientes del afilador que elijas y asegurarte de que están hechos de un metal sólido y duradero, como el acero.

Un buen sacapuntas podrá sostener una o dos hojas de lápiz afiladas a la vez, y hará girar estas hojas alrededor de una plataforma estacionaria, lo que les permite afinar la punta de su instrumento de escritura en un movimiento consistente.

Estas plataformas giratorias suelen estar hechas de plástico o de algún otro material similar, y pueden moverse por sí solas o fijarse en su sitio. En cualquier caso, estas plataformas sólo pueden moverse hasta cierto punto antes de dañarse, por lo que es importante que permanezcan fijas en todo momento.

También es importante que te asegures de que cualquier sacapuntas que compres sea capaz de afilar tus lápices de forma segura y eficaz.

Algunos sacapuntas pueden ser peligrosos debido a su diseño, en el sentido de que pueden llegar a bloquear tu lápiz o tus bolígrafos en su boca cuando no eres capaz de girarlos lo suficientemente rápido. Algunos de ellos pueden incluso hacer esto mediante el uso de energía mecánica, lo cual es increíblemente peligroso.

Este peligro suele ser abordado por los fabricantes de este tipo de sacapuntas, que incluyen enclavamientos de seguridad y otras características de seguridad en sus sacapuntas.

El diseño de la mayoría de los sacapuntas de hoy en día también permite la incorporación de numerosos orificios de afilado, que permiten realizar múltiples tareas a la hora de afilar los lápices.

Por ejemplo, algunos sacapuntas permiten dar la vuelta rápidamente al sacapuntas, para que pueda realizar un afilado de lado a lado de sus lápices, y también al revés. Esto asegura que usted es capaz de realizar todas las tareas que usted necesita para llevar a cabo con su afilador, asegurando que su producto final es tan agudo como sea posible.

No hace falta decir que siempre que compres un sacapuntas nuevo, debes asegurarte de que es compatible con la marca de lápices que utilizas. Algunas marcas de lápices tienen necesidades de afilado completamente diferentes a otras, por lo que es importante que compres el modelo apropiado para el tipo de lápices que estés utilizando.

Puede ser increíblemente peligroso para las personas inexpertas afilar sus propios lápices – especialmente los lápices jumbo – sin el tipo correcto de sacapuntas. Además, los lápices grandes pueden ser difíciles de controlar incluso para los afiladores experimentados. Por lo tanto, asegúrese de que siempre que compre un sacapuntas nuevo, adquiera un modelo compatible.

Mostrando todos los resultados 44