Perona

¿Quieres COMPRAR ESTUCHES ESCOLARES PERONA a los MEJORES PRECIOS ONLINE? Selección de las mejores marcas de material escolar para el colegio.

Muchos distritos escolares de todo el país exigen ahora a sus profesores que tengan a mano estuches de lápices escolares. Los lápices son una de las herramientas didácticas más importantes que los profesores pueden proporcionar a sus alumnos.

Por desgracia, muchos profesores no son conscientes de los peligros que los lápices errantes pueden suponer para sus alumnos.

En un día típico de escuela, un profesor probablemente verá cientos de lápices tirados en mesas, escritorios o en cualquier lugar del aula.

Estos lápices sin usar suponen una grave amenaza para los niños que no tienen edad suficiente para comprender las graves consecuencias que puede tener un lápiz suelto o afilado.

Los profesores tienen un sinfín de otros materiales escolares que deben llevar a diario. Un sacapuntas es una parte esencial de muchos de estos otros suministros. Un sacapuntas es un dispositivo diseñado para ser utilizado por un adulto.

El dispositivo está pensado para que el adulto pueda afilar un lápiz simplemente colocando el lápiz dentro del sacapuntas y pulsando el botón.

Un niño podría aprender fácilmente a afilar su propio lápiz sin ver nunca a un adulto utilizando el sacapuntas.

Pero, ¿qué ocurre cuando un niño se hace con un sacapuntas e intenta utilizarlo para otra cosa que no sea afilar un lápiz? Existe un alto riesgo de que el niño dañe el objeto que intenta sacar del estuche.

Muchos niños intentan abrir el estuche de los lápices escolares con la esperanza de descubrir el sacapuntas. Muchos niños pueden llegar a romper el estuche, liberando posiblemente una parte muy pequeña del lápiz que hay dentro.

Esta pequeña porción está muy afilada y podría resultar muy peligrosa para el niño si intentara utilizar el objeto afilado para otra cosa que no sea afilar lápices.

Por esta razón, el administrador de la escuela siempre debe retirar todos los objetos afilados de cualquier material escolar que la escuela se disponga a repartir.

Además del peligro que supone abrir un material escolar que ha sido afilado con un lápiz, ¿qué ocurre con la posibilidad de que un alumno intente hacerse con un sacapuntas real para otros fines? Por ejemplo, un alumno puede utilizar un sacapuntas para intentar abrir un libro que se ha quedado atascado en su mochila. También puede intentar abrir la cerradura de una taquilla o del colegio.

Por muy aterrador que sea, existe el peligro real de que un niño rompa accidentalmente la hoja suelta de una navaja u otro objeto afilado en el transcurso de su intento de hacer palanca en una mochila o maletín escolar.

Por esta razón, los administradores de las escuelas han colocado pequeñas barras de metal dentro de muchos maletines de material escolar que actúan como una barrera elástica para evitar que un niño pueda hacer palanca rápidamente para salir.

Además de las barras metálicas, también hay protectores de plástico que impiden que los niños puedan hacer palanca para salir de otros artículos escolares.

Estos protectores pueden colocarse en distintos materiales escolares, como papel, bolígrafos, rotuladores e incluso tarjetas de memoria.

Aunque un sacapuntas no es, ni mucho menos, algo habitual en un entorno escolar, es una situación de la que hay que ocuparse inmediatamente.

Si un niño recibe un regalo de los estuches de lápices del colegio, puede acabar afilando un cuchillo o cortándose con algo afilado sin saberlo. Un sacapuntas es un regalo que puede suponer tanto un placer como un peligro potencial para los niños pequeños.

Se recomienda que los niños que reciban un regalo de un sacapuntas se abstengan de utilizarlo en cualquier tipo de material a menos que estén completamente seguros de que pueden manejar la tarea sin riesgo.

Un sacapuntas es una gran herramienta y ningún niño debería prescindir de él, pero hay infinidad de formas en las que un niño puede extraviar o manipular mal un sacapuntas y crear un escenario en el que el sacapuntas acabe en las manos equivocadas.

Los niños deben tener siempre a mano lápices afilados y deben saber cómo utilizarlos sin causar problemas.

Mostrando todos los resultados 184