Lápices Bicolor

Los lápices de dos colores o lápices bicolor tienen una larga historia, ya que se crearon por primera vez en el siglo XVII.

Los lápices de dos colores se utilizaban inicialmente para dibujar y decorar la ropa, pero en la actualidad los lápices de dos colores se utilizan ampliamente para muchos fines artísticos.

Los lápices bicolores son básicamente un lápiz negro y otro de color, que pueden combinarse con otros pigmentos para crear muchos efectos diferentes.

Una de las principales propiedades de los lápices de dos colores es que pueden combinarse con casi cualquier otro pigmento para crear colores complejos y vivos.

A diferencia de los lápices monocolor tradicionales, los bicolores son mucho menos ahumados o sucios.

Por ello, facilitan el dibujo sobre la tela. Los lápices bicolor también están disponibles en una amplia gama de acabados.

Algunos de ellos son: Color mezclado, color mate, color al óleo, color endurecido/encerado, negro mate, ámbar dorado, semibrillante, satinado, ultramarino, verdigris, piedra semipreciosa, cristal de leche, arcilla de fuego y otros colores minerales.

Los lápices bicolores suelen tener diferentes acabados, dependiendo de su uso, por ejemplo:

El uso de los lápices de dos colores ha aumentado en los últimos años para las artes y la artesanía, por ejemplo, revistas de novias, tarjetas de felicitación, revistas, libros para niños, calendarios, accesorios de moda, fondos de pantalla y más.

El uso más popular es para dibujar y crear patrones. Los lápices de dos colores permiten crear detalles intrincados y sofisticados, lo que da lugar a imágenes llamativas y llenas de color.

Los lápices bicolores también son útiles para estratificar y añadir textura a las obras de arte, por ejemplo, para hacer moldes o para estampar diseños en telas y papeles.

Los lápices bicolor se venden en un solo color o en una combinación de dos o más colores. Los colores van desde los muy claros, casi invisibles, hasta los oscuros, notables y ricos.

Los colores pueden ser cálidos, fríos o neutros, dependiendo de cómo se utilicen. El resultado final dependerá de cómo se utilicen los colores y para qué se usen.

Los colores primarios suelen ser colores cálidos como el rojo, el naranja, el amarillo, el verde y el azul. Suelen utilizarse como fondo o tono general sobre el que se añaden otros colores más intensos.

Los colores primarios son los más eficaces para ello porque tienen la capacidad de captar la luz y así hacerla aflorar.

Hay muchos otros colores que pueden utilizarse para realzar los colores primarios, pero éstos son los más conocidos.

Para el sombreado, se suelen poner colores más intensos junto a los primarios para potenciar el efecto.

La forma más común de hacerlo es utilizar el negro en las combinaciones de dos colores que se han mencionado anteriormente.

Otra técnica consiste en colocar el blanco puro junto al tono más intenso del color primario. Así se consigue el fondo o el color principal sobre el que se utilizan los lápices bicolores para sombrear.

Los efectos que proporcionan los lápices bicolores son realmente magníficos. Son una forma excelente de dar profundidad, dimensión y definición a un dibujo o imagen pintada.

Estos lápices funcionan especialmente bien cuando se utiliza un rotulador bicolor para sombrear, ya que permite controlar mejor dónde se dibuja la línea.

Como los colores son más gruesos que los de los lápices y pigmentos normales, las líneas son más detalladas y menos borrosas. Son una herramienta muy versátil.

Si quieres que tus imágenes destaquen, puedes combinar los lápices bicolores con las acuarelas para conseguir efectos dramáticos o sutiles.

Cuando utilices los lápices bicolores para este fin, intenta crear trazos amplios que se vayan diluyendo gradualmente a medida que se acerque el punto final de la imagen.

Esto dará la impresión de que la imagen ha tomado forma a medida que la dibujas. Al combinar lápices de dos colores y acuarelas, debes experimentar con diferentes texturas para obtener los mejores resultados.

También puedes añadir algunos toques de luz a la imagen con lápices bicolores antes de mezclarlos con acuarelas para conseguir un efecto final de toques de luz.

Mostrando todos los resultados 42